Pie Equino Varo 

Visión general

Tratamos a todos los niños pequeños con el método Ponseti de férulas de yeso.  Se colocan largas férulas de yeso en la pierna durante un período de 4 a 10 semanas, y se cambian cada semana.  Luego, se corta el tendón de Aquiles y se coloca un yeso final por 3 a 4 semanas.  Luego de retirar esta último yeso, su hijo deberá utilizar una férula de abducción de pie de forma permanente por al menos 3 meses.  Durante este período, deberá concurrir con su hijo cada 1 a 2 meses para control.  Si el pie/los pies permanecen totalmente corregidos, se utilizará la férula de abducción principalmente de noche, durante aproximadamente 16 horas por día, hasta los 4 años de edad.  Durante este período, deberá concurrir con su hijo cada 3 a 6 meses para control.  Para reducir las posibilidades de recidiva del pie zambo es esencial usar el aparato ortopédico (barra y zapatos) de la forma indicada.  Si se vuelve a presentar el pie zambo, intentaremos corregirlo con yeso.  Muchos niños necesitan someterse a una cirugía para lograr la mejor corrección, pero las recidivas repetidas o más severas generalmente requieren cirugías de mayor envergadura.

 

Preguntas frecuentes

 

¿Cuál es la causa del pie zambo?

Algunos niños nacen con pie zambo debido a problemas nerviosos o musculares.  En la mayoría de los casos, no existen causas conocidas, si bien los nervios y músculos de la/s pierna/s afectada/s pueden presentar alguna anomalía.

 

¿Cuál es el riesgo de que sus futuros hijos se vean afectados por el pie zambo?

Aproximadamente 1 en 1000 niños nacen con pie zambo.  Si un pariente de primer grado de consanguinidad tiene pie zambo, esta proporción aumenta a aproximadamente 1 en 100.

 

Se detectó que nuestro hijo tenía pie zambo en una ecografía prenatal.  ¿Cuál es la posibilidad de que nazca con pie zambo y de qué otra cosa deberíamos preocuparnos?

Cuando se ve un pie zambo en la ecografía de la semana 20 de embarazo, hay un 80-90% de probabilidades de que su hijo nazca con pie zambo.  Aproximadamente el 50% de los niños a los que se les detectó un pie zambo en la ecografía de la semana 20 de embarazo presentarán otros problemas de salud al momento del nacimiento, más frecuentemente afecciones cardíacas, neurológicas y/o genito-urinarias, o un síndrome que cause el pie zambo.

 

¿Qué hacemos luego del nacimiento de nuestro hijo?

El médico debe realizar un examen completo de su hijo.  Lo más importante es tratar a su bebé como a cualquier otro niño –alimentarlo, bañarlo y jugar con él o ella.  Si ha optado por la lactancia materna, una vez que su bebé esté amamantando bien, comience a darle una mamadera una vez por día como preparación para el tratamiento con el yeso.  Contáctese con nuestra clínica luego de volver a su hogar para programar su primera cita.

 

¿Cuándo debe iniciarse el tratamiento con yeso?

Primero y principal, su hijo debe ser saludable y debe estar ganando peso.  La lactancia materna debe estar bien establecida.  Típicamente, comenzamos cuando su hijo tiene alrededor de 2 semanas de vida.  Si existen otros problemas, no se preocupe. Se obtienen buenos resultados con la mayoría de los niños, independientemente del momento de iniciado el tratamiento.

 

INFORMACIÓN DETALLADA

 

¿Qué es un pie zambo?

El pie zambo también es conocido como talipes equinovarus (TEV) o pie equinovaro.  Esta condición afecta a 1 en 1000 bebés recién nacidos.  En el pasado, los niños eran sometidos a una cirugía para enderezar el pie.  Actualmente, la mayoría de los pacientes inician un tratamiento con una férula de yeso al poco tiempo de su nacimiento.

 

La mayor parte de los pies zambos son considerados idiopáticos, que significa "sin causa conocida", y responden bien al tratamiento con yeso.  Existe otra clase de pie zambo, el pie zambo complejo, que es más difícil de corregir y requiere diferentes técnicas de colocación de los yesos.  Ocasionalmente se asociará al pie zambo con condiciones como la espina bífida, la artrogriposis u otras anomalías genéticas (pie zambo teratológico/sindrómico). Estos pies son más difíciles de corregir y es más probable que se produzca una recidiva de la afección.

 

¿Cuál es la gravedad del pie zambo de mi hijo?

Desafortunadamente, la única forma de determinar la gravedad de un pie zambo es ver con cuánta facilidad puede corregirse.  Algunos pies parecen estar "graves" pero son fácilmente corregibles. Otros parecen fáciles de corregir pero no lo son.  Utilizamos diferentes términos para describir el grado de afección de los pies: idiopáticos, con características complejas, complejos o teratológicos/sindrómicos. Estas distintas descripciones generalmente dan una idea de la dificultad para corregir el pie.

 

¿Cómo se corrige el pie?

Usamos un tratamiento con yeso para corregir el pie.  La técnica utilizada fue creada por el Dr. Ignacio Ponseti hace más de 60 años y es considerada la mejor forma de corregir el pie zambo. 

 

¿Cuándo debe iniciarse el tratamiento?

Para lograr el mayor índice de éxito, debe comenzarse el tratamiento con yeso lo más rápido posible, dependiendo de la conveniencia para el niño y su familia.  Su hijo debe ser saludable, estar alimentándose y ganando peso de la forma adecuada, y no debe haber ninguna otra cuestión que pueda afectar el tratamiento (o problemas que contraindiquen el tratamiento con yeso).  Recomendamos comenzar desde la primera hasta la tercera semana de vida.  Sin embargo, es posible obtener buenos resultados si se comienza en una etapa posterior.

 

¿Cómo se coloca el yeso?

En primer lugar, se estira suavemente el pie.  Se coloca un yeso para mantener el pie estirado.  Primero colocamos un yeso en la parte inferior de la pierna para mantener el pie en esta posición.  Luego, extendemos el yeso hacia la parte superior de la pierna para formar una férula larga desde los dedos hasta el muslo superior.  La función de la férula larga es sostener el yeso colocado en la parte inferior de la pierna y estirar el pie.  Cada semana, se retira la férula, se estira el pie y se coloca un nuevo yeso.  En el caso de los niños más grandes, generalmente se cambia el yeso cada 2 semanas.

 

La colocación del yeso en bebés y niños pequeños no es una tarea sencilla.  Lo ideal es que los niños estén relajados y tranquilos.  Darles una mamadera ayuda, por lo que, si está amamantando a su hijo, le recomendamos darle una mamadera diaria una vez establecida la lactancia materna.  Asimismo, no alimentar a los niños antes de salir del hogar también aumenta las probabilidades de que tengan hambre y tomen una mamadera durante la colocación del yeso.

 

Su hijo puede parecer incómodo durante el procedimiento, pero la colocación del yeso no es dolorosa.  Es posible que los niños se pongan mal porque no pueden mover sus piernas, y sus pies se volverán cada vez más sensibles cuanto mayor tiempo tengan el yeso.  Notará que su hijo/a se calma una vez colocada la parte inferior del yeso.

 

Cuando se trate de niños más grandes, puede traer algunos juguetes (asegúrese de que tengan algo para jugar mientras están acostados durante el procedimiento). Durante la espera, puede ofrecerles algo para comer y beber, así permanecen tranquilos antes de que les coloquemos el yeso.

 

¿Hay algún problema asociado con este tratamiento?

La colocación de un yeso es un método de corrección cuidadoso y seguro, pero pueden producirse problemas si el yeso está muy ajustado o muy flojo.  Asegúrese de que los dedos de su hijo siempre tengan un color rosado –si presentan un color blanco o morado, esto significa que el yeso está muy ajustado y debe ser retirado de inmediato.  Asimismo, si su hijo puede retraer o esconder los dedos en el yeso, pueden producirse llagas.  En ambos casos, diríjase a la sala de emergencias más cercana para que le quiten el yeso.  No olvide avisar a la persona que retire el yeso que éste es muy delgado y tiene poco relleno.  Otro posible problema es que al retirar el yeso, los niños sufran cortes o lastimaduras.  Contáctese con nuestra clínica a primera hora de la mañana para programar una consulta y reemplazar el yeso.  El nerviosismo también puede indicar que el yeso está muy ajustado o muy flojo.  Si su hijo presenta síntomas de nerviosismo durante más de 36 horas posteriores a la colocación del yeso, comuníquese con nuestra clínica y hable con el residente de ortopedia de guardia.  Si no puede comunicarse con nadie, o no está conforme con la respuesta obtenida, diríjase a la sala de emergencias para que retiren el yeso –siempre es más fácil colocar un yeso nuevo que corregir problemas más graves.

 

¿El yeso es todo lo que se necesita?

En el 95% de los casos, es necesario realizar un procedimiento simple que consiste en cortar el tendón de Aquiles de su bebé para garantizar que el problema quede totalmente corregido.  El tendón siempre vuelve a crecer y no se ha visto que este procedimiento afecte el funcionamiento de los niños a largo plazo.  En la mayoría de los casos, el procedimiento es realizado en la clínica, pero algunos niños necesitan someterse a este procedimiento en el quirófano.

 

En menos del 5% de los casos es necesario someter a los niños a una cirugía mayor a la edad de un año, cuando no se ha podido corregir solo con yeso.  Aun cuando el pie haya sido corregido totalmente con el procedimiento de enyesado y corte del tendón de Aquiles, el 20% de los niños puede necesitar pequeñas cirugías adicionales para lograr mejores resultados.  Generalmente estas cirugías son realizadas a los 3 años de edad.

 

¿En qué consiste el corte del tendón de Aquiles?

Para realizar este procedimiento se utiliza una técnica estéril luego de adormecer la piel con la misma clase de medicina utilizada por los odontólogos.  Una vez completado el procedimiento, se colocará otro yeso por tres semanas para permitir que sane el tendón.  Es probable que aparezca algo de sangre en el yeso la noche posterior al procedimiento. Esto es normal y está dentro de lo esperable.  El único riesgo de este procedimiento es la infección.   Esto se produce muy rara vez, en 1 de cada 1000 casos.  Sin embargo, si su hijo tienen fiebre alta y el yeso despide feo olor, debe comunicarse de inmediato con la clínica.

 

 

Tratamiento posterior a la colocación del yeso y recidivas

Luego de retirar el último yeso, indicaremos el uso de una férula de abducción de pie (barra y zapatos) que su hijo deberá usar de forma permanente (al menos 23 horas por día) durante un periodo mínimo de 3 meses.  Puede retirar esta férula para bañar a su hijo. Algunos niños deben realizar ejercicios de elongación, dependiendo de la respuesta del pie.  Una vez retirado el yeso, su hijo puede presentar hipersensibilidad en los pies, ya que han estado enyesados durante casi toda su vida.  Durante la primera semana, deberá retirar el aparato ortopédico en cada cambio de pañal para comprobar que no haya heridas y dar un masaje en los pies de su bebé.  Si detecta manchas rojas que no desaparecen luego de 5 minutos, deberá llevar los zapatos a un ortopedista para que los ajuste dentro de los próximos dos días.

 

Luego de pasados 3 meses de uso permanente del aparato ortopédico, se bajará el uso a 16 horas diarias.  Algunos niños deberán continuar utilizándolo de forma permanente durante un mayor periodo, dependiendo del tipo de pie zambo que presenten o de su respuesta al uso del aparato ortopédico.  Su hijo deberá utilizar este aparato a tiempo parcial (16 horas diarias) hasta los 4 años de edad.  Si su hijo tiene un pie zambo complejo, el tratamiento a tiempo completo y parcial será más prolongado.  Iremos ajustando la férula y los zapatos ortopédicos a medida que su hijo vaya creciendo.

 

SI NO SE USA EL APARATO ORTOPÉDICO SEGÚN LAS INDICACIONES, ES ALTAMENTE PROBABLE QUE SE PRODUZCA UNA RECIDIVA DEL PIE ZAMBO.  PROBABLEMENTE SE NECESITE UNA CIRUGÍA RECONSTRUCTIVA.

 

Es posible que se produzca una recidiva parcial de la deformidad del pie zambo hasta los 5 años de edad, aunque muy rara vez esto se da hasta la edad de 8 años.  Por lo tanto, recomendamos que utilice el aparato ortopédico según las indicaciones y realice controles a su niño hasta el jardín de infantes.

 

Resultados

Recientemente, se presentaron los resultados de un estudio de seguimiento a largo plazo (25 a 42 años) de pacientes tratados con esta técnica en Iowa.  En este estudio, los adultos que había realizado el tratamiento con yeso para corregir el pie zambo de niños no presentaban diferencias con los adultos que no habían padecido esta afección.

 

Menos de 1 en 20 niños no responderán a esta técnica y necesitarán una cirugía reconstructiva del pie cerca del año de edad.  Esta cirugía también presenta elevados índices de éxito y es la mejor opción para los pies que no responden a la técnica de Ponseti.

 

La mayoría de los niños con una condición grave de pie zambo que son sometidos a un tratamiento experto a temprana edad pueden superar esta afección y usar zapatos normales, hacer deportes y llevar una vida plena y activa cuando crezcan.  Sin embargo, el pie afectado generalmente es un poco más pequeño –1/2 a 1 y 1/2 número menos– que el pie no afectado, y la pantorrilla es levemente más delgada.  Las diferencias son mínimas y no afectan en absoluto el funcionamiento de su hijo.

 

Cuidado del yeso y atención diaria

  • Controle la circulación en el pie cada hora durante las primeras 12 horas posteriores a la colocación del nuevo yeso y luego 4 veces por día.  Para hacerlo, pellizque los dedos del pie y observe el regreso del flujo sanguíneo.  El dedo se pondrá blanco y luego tomará rápidamente un color rosado si el pie tiene un flujo sanguíneo adecuado.  Puede compararlo con el otro pie si le parece que hay alguna demora.  Si los dedos del pie están oscuros y fríos, o muy blancos, el yeso puede estar demasiado ajustado.  En este caso, traiga a su hijo a la Orthopaedic Cast Clinic (Clínica de yesos ortopédicos) o llévelo a su médico o sala de emergencias local para su control inmediato.  Comuníquese con nuestra clínica para hablar con la enfermera ortopédica y el residente de ortopedia de guardia a fin de decidir los pasos a seguir.

  • Los dedos del pie siempre tienen que quedar visibles.  Si no puede verlos, esto puede indicar que se ha deslizado el yeso y no se mantiene la reducción adecuada.  Comuníquese de inmediato con la Orthopaedic Clinic (Clínica ortopédica) para que podamos cambiar el yeso.

  • Mantenga el yeso limpio y seco.  Puede limpiar el yeso con un paño levemente húmedo si se ensucia. 

  • Durante las primeras 24 horas, solo puede apoyar el yeso sobre superficies blandas, ya que aún no está completamente seco.  Esto evita las presiones sobre el talón, que podrían ocasionar una herida.

  • Cambie frecuentemente los pañales a su bebé para evitar que se ensucie el yeso.  Coloque el pañal por encima de la parte superior del yeso para que la orina no lo penetre.  Lo mejor es utilizar pañales descartables con elásticos en las piernas, pero también puede usar pañales de tela si están atentos y los cambian cada vez que se humedecen.

  • Asimismo, es importante controlar los dedos de los pies de su hijo durante el uso del aparato ortopédico.  En un comienzo, los zapatos suelen resultar rígidos y si el pie de su hijo se desplaza dentro de los zapatos, esto puede causar lastimaduras.

  • Informe a su médico o a la enfermera de la clínica si detecta alguno de estos signos:

a.   Cualquier secreción en el yeso.

 

b.   Cualquier olor desagradable proveniente de la parte interior del yeso.

 

c.   La presencia de un color rojo intenso, de lastimaduras o irritaciones en la piel en contacto con el borde del yeso.  Puede producirse una irritación leve para la cual recomendamos colocar algodón en los bordes del yeso para proteger las áreas irritadas.

 

  • Si su hijo presenta una fiebre de 38 grados Celsius (100,4 grados Fahrenheit) o más sin motivo aparente (como un virus o un resfrío).

  • Si su hijo continúa irritable sin motivo aparente luego de 36 horas posteriores a la colocación del yeso.

  • Si, luego de la tenotomía, la mancha de sangre adquiere un tamaño mayor a 1 pulgada o permanece roja durante más de 24 horas.

 

 

 

 

Páginas Web útiles

 

University of Wisconsin (Universidad de Wisconsin).

 

"The Ponseti Approach for Clubfoot” ("El método de Ponseti para tratar el pie zambo") –Video

www.uwhealth.org/theponsetiapproachforclubfoot/video/1037

 

University of Iowa (Universidad de Iowa):

 

“Treatment of Clubfoot” ("El tratamiento del pie zambo")

www.unihealthcare.com/topics/medicaldepartments/orthopaedics/clubfeet/index.html

 

Otra información:

 

Cuando los niños dicen 'No' o "¡Mi hijo odia su férula!   ¡Ayuda!" –Video

www.six-feet.com/kids-clubfoot-braces.html

 

 

 

REFERENCIAS RELACIONADAS CON EL PIE ZAMBO

 

Bleck, EE.  "Clubfoot (review)" ("Pie zambo –estudio").  Developmental Medicine & Child Neurology.    35(10):927-31, octubre de 1993.

 

Grant, AD; Atar, D.  "Highlights of talipesequinovarus deformity (review)" ("Aspectos sobresalientes acerca de la deformidad del pie equinovaro –estudio")  American Journal of Orthopaedics. 12(2):393-9, mayo de 1995.

 

Ikeda, K.  "Conservative treatment of idiopathic clubfoot" ("Tratamiento conservador del pie zambo idiopático").  Journal of  Pediatric Orthopaedics. 12(2):217-23, marzo-abril de 1992.

 

Kyzer, SP.  "Congenital idiopathic clubfoot" ("Pie zambo idiopático congénito")  Orthopaedic Nursing.  10(4): 11-8, 31-2 julio-agosto de 1991.

 

Kyzer, SP, Stark, SL.  "Congenital idiopathic clubfoot deformities (review)" ("Deformidades del pie zambo idiopático congénito –estudio").  AORN Journal.  61(30):492-506, 508-12 marzo de 1995.

 

Cooper, Douglas.  "Treatment of idiopathic clubfoot (review)" ("Tratamiento del pie zambo idiopático –estudio")  Journal of Bone and Joint Surgery.  (American Vol.) 779(a):1477-1489, octubre de 1995.

 

"Treatment of idiopathic clubfoot (review)" ("Tratamiento del pie zambo idiopático –estudio")   Journal of Bone and Joint Surgery.  (American Vol.) 74(3):448-54, marzo de 1992.

Porter, RW.  "Clubfoot: congenital equinovarus (review)" ("Pie zambo: pie equinovaro congénito –estudio").  Journal of the Royal College of Surgeons of Edinburg.  40(1):66-71, febrero de 1995.

 

Samson, PG; Harris, SR.  "Congenital clubfoot:  review of the literature on clinical assessment and physiotherapy intervention" ("Pie zambo congénito: análisis de la literatura sobre evaluación clínica e intervención fisioterapéutica").  Physiotherapy Canada.  46(4):249-54, otoño de 1994.

 

Wientrob, S; Khermosh, O.  "A new orthosis for the management of clubfoot and other foot and leg deformities in infancy and early childhood" ("Una nueva órtesis para tratamiento del pie zambo y otras deformidades de los pies y las piernas durante la primera infancia").  Journal of Pediatric Orthopaedics.  11(4):485-7 julio-agosto de 1991.

©2018 by draleahcobb.com. Proudly created with Wix.com